LLEVAME CONTIGO

06-03-13

Hola. Soy gato. Me llamo así porque nadie me ha puesto otro nombre. A mis hermanos se los llevó un policía cuando nuestra madre se quedó cómo dormida bajo las ruedas de un coche. A mí no me llevaron porque soy un poco trasto e independiente. Me gusta recorrer mundo y curiosear por aquí y por allá y estaba de excursión. Cuando volví me encontré sólo, sin familia. Sin comida, sin agua… Sentí tanto miedo que estuve mucho tiempo escondido entre unos matorrales. El miedo cansa mucho y me quedé dormido. Cuando me desperté, seguía sin familia pero mi olfato me llevó a un lugar donde habían dejado comida. Con el estómago lleno las cosas se ven de otra manera. Me creí muy valiente y casi me atrapa un perro enorme. Me escondí otra vez entre los matorrales y, cuando pasó el peligro, salí y me dí cuenta de que echaba de menos a mí mamá y a mis hermanos. A ellos ya los han puesto nombre porque los han adoptado pero yo me siento muy triste. Voy a maullar un poco con voz lastimera a ver si a alguna persona le doy pena y me lleva a su casa.

Prometo portarme bien. Sólo necesito agua, comida, un sitio para dormir y un aseo donde hacer mis cositas. ¡Ah¡ y lo que más necesito es: ¡¡¡¡¡mucho, mucho cariño!!!!!.

 

Esta historia se repite muchas veces por desgracia.

Si amas a los animales, piensa en adoptar a un gato pero, antes de hacerlo, asegúrate de que lo harás con responsabilidad. Piensa en el futuro de éste animal de compañía, que no mascota. Mascota es el osito con el que nos vamos a la cama.

Un gato es un ser vivo que tiene sus necesidades, pero también sus compensaciones. Tu buena acción te la pagará con juegos cuando es pequeño, con relax cuando es adulto y, siempre, siempre, con mucho cariño.

Autor: Merche