Valencia creará un censo de alimentadores para controlar las colonias de gatos

05-03-13

El Ayuntamiento de Valencia va a elaborar un censo de alimentadores de gatos y dotará a esos voluntarios de un carné nominativo como fórmula para controlar los más de 12.500 gatos que se calcula que habitan la ciudad en unas 500 colonias felinas y favorecer así la convivencia con los ciudadanos.

El responsable municipal de las colonias felinas de la ciudad y de la protectora Modepran, que se encarga del control de gatos en Valencia,Juan Carlos Peral, ha indicado que desde hace años llevan adelante una "batalla continua" para mejorar las condiciones de los gatos y las relaciones de convivencia con los ciudadanos.

Ahora se va a poner en marcha un protocolo de actuación, el Plan Colonial Felino de Valencia, que establece en qué sitios de la ciudad puede haber colonias y qué características deben tener con la finalidad de controlarlas, tanto en su vertiente sanitaria como en su número, a través de la esterilización de las hembras.

El plan contempla conceder un nuevo carné nominativo por un año y renovable para elaborar un censo de alimentadores que "asuman por escrito" compromisos como dar de comer pienso seco, en recipientes adecuados y en lugares establecidos alejados de colegios, hospitales o monumentos públicos.

"Tan solo en el caso de los cachorros o dispensación de medicamentos y medidas anticonceptivas se permitirá la comida húmeda", ha matizado Peral.

Responsables del orden

A los voluntarios, tras un proceso de selección, se les asignará una o varias colonias y deberán encargarse alimentar a los animales, de que los gatos tengan acceso permanente a los recipientes de bebida, de que los puntos de alimentación tengan el mínimo impacto visual y de mantener limpia la zona, entre otras funciones.

En opinión de Peral "el carné va a venir bien para separar a los que se toman en serio sus funciones como alimentador de los que no lo hacen".

Según Peral queda prohibida la alimentación de gatos fuera de este plan y tanto el incumplimiento de los compromisos adquiridos por parte de los voluntarios como actitudes de ciudadanos que ataquen a animales o alteren las condiciones de las colonias conllevarán sanciones.

La actual ordenanza municipal de limpieza urbana, según el Ayuntamiento de Valencia, contempla como infracción grave el depositar comida para animales salvo autorización específica para ello y establece una sanción de 150 euros.

Dentro del protocolo con el que se reglamentan las colonias felinas, el Ayuntamiento de Valencia creó hace un año un "novedoso" órgano de mediación en conflictos para "mediar entre los partidarios y no partidarios de los gatos".

Cerca de 12.500 felinos

"La mediación es importante porque se evitan denuncias", ha explicado Peral, quien ha apuntado que en un año se han resuelto más de un centenar de casos con mediación y "sólo 4 ó 5" han requerido la presencia de la Policía como testigo.

 

Peral ha explicado que es difícil calcular el número de gatos que habitan en la ciudad, aunque ha cifrado en 500 las colonias existentes, "algunas de un centenar de animales y otras de 4 ó 5", aunque ha estimado que a una media de 25 ejemplares, podría haber unos 12.500 felinos en Valencia.

Ha defendido las "ventajas" de contar con estos animales para "el control de plagas" como roedores, cucarachas o pequeñas serpientes aunque ha advertido de que uno de los principales "inconvenientes" de las colonias de gatos son los maullidos de los celos o las molestias "sonoras" cuando se produce una pelea.

Según Peral hay colonias de gatos "por toda la ciudad", unas más visibles que otras y ha apuntado que en la zona del Botánico hay una "muy estable desde hace muchos años".

También existen en los jardines de Marchalenes y Monforte, en diversos tramos del río, en Ruzafa, el Carmen, la Olivereta, San Marcelino e incluso en una zona más céntrica de la ciudad como la calle Isabel la Católica, entre otras zonas.

Fuente: EL MUNDO